Hace muchos años que llevamos soñando con tener un pequeño hostal en algún lugar junto al mar. Donde el sol brilla todo el año y el tiempo pasa un poco más lentamente. Donde la gente en la calle te sonríe sin ninguna razón, a menudo se divierte y celebra cada fiesta. Donde hay una sensación de bienestar y las prisas del mundo europeo pierden su sentido.

¿Dónde podríamos encontrar un lugar así si no en una pequeña ciudad costera española? Después de un largo esfuerzo, finalmente estamos aquí, nuestro sueño se está convirtiendo poco a poco en realidad. Estamos agradecidos de poder compartir la belleza de este lugar contigo.


¿Y qué hemos aprendido hasta ahora? Que cada amanecer trae nuevas posibilidades para todos los que no pierden la fe…

Veronika y Aleš


Socios

Gracias a los arquitectos de Mozart Arquitectos, Valencia. A los empleados del banco Sabadell porque sin ellos tampoco lo habríamos hecho. También a todos los amigos del El Perelló por su ayuda y apoyo. A Karel Tříska por la página web, a Petra de We like Spanish por la traducción al español y las clases de español y a todos los que nos animaron y nos ayudaron durante todo el año anterior.